martes, 8 de marzo de 2016

Carta Astral de la llegada del hombre a la Luna ¿Por qué me intereso por este tema, en este momento?



Cabo Cañaveral (Florida) 20 de julio de 1969 
a las 10h 56m hora local

Con el Sol en la Undécima Casa, el hito histórico de llegar a la Luna, nos aportó una idea de grandeza como especie. Que, por primera vez en la historia, vivimos en “directo” como una tormenta emocional que le dio la vuelta al mundo, cambiando para siempre como nos veíamos como conjunto. Para los más jóvenes, es difícil tener conciencia de esto, ya que ellos se encontraron un mundo donde todo ocurre en directo y, más o menos, da la vuelta al mundo, dejando una huella nítida sin que ello les sorprenda.

Cuando interpretamos una carta astral para un colectivo, en este caso la humanidad entera, la casa donde se halla el Sol indica el ámbito dónde se manifiestan las expectativas colectivas y el potencial del mismo.

El Sol tiene el poder de fomentar el crecimiento y la madurez, de llevar a la práctica opciones nuevas y de crear alternativas.

La Undécima Casa refleja nuestro deseo de alcanzar una determinada identidad o posición por medio de la identificación con el grupo. Representa nuestro círculo de amigos, experiencias colectivas, ideas humanitarias y visiones futuras destinadas al progreso de la sociedad en que vivimos.

Con ese Sol en casa once, desde entonces (1969), en el inconsciente colectivo está grabado que nuestra identidad, como humanidad, debe estar vinculada con una unidad mayor que nosotros. Se estable, la idea de pertenecer a un grupo mayor que el reconocido como humanidad, haciéndose cada vez más necesaria. Durante estos 46 años, ese concepto ha ido calando en la conciencia colectiva con mucha fuerza. Hay que tener en cuenta que el reconocimiento personal puede ser obtenido mediante la pertenencia a un grupo, y no es excepcional que alguien que tenga el Sol en esta casa se eleve hasta una situación prominente o que llegue a ejercer su influencia en diversos tipos de organizaciones.


¿Por qué me intereso por este tema, en este momento?

Porque, el custodio del inconsciente colectivo, Plutón, está a punto de alcanzar, en tránsito, un trígono con la posición que tenía el 20 de julio de 1969. Al darse este tránsito en signos de tierra (virgo y capricornio) se favorece extraordinariamente que, en los próximos meses y años, de forma colectiva, vivamos eventos muy importantes en este ámbito: se hace tangible la capacidad de comunicarnos y relacionarnos con seres de otra especie o lugar y quizás la capacidad de entrar en contacto con algo más grande que nosotros. Se producen las circunstancias astrológicas propicias para que ocurra algo tan importante como en su momento fue conectar los continentes y sus culturas. Esto dará lugar, al final de  esta segunda década del siglo veintiuno, a un nuevo renacimiento.


viernes, 4 de diciembre de 2015

LA LUNA

La Luna se mueve alrededor de la Tierra en una órbita elíptica a una distancia media de 380.000 km. Tiene un diámetro de 1.738 km., un cuarto de la Tierra, y es, por lo tanto, sólo un diminuto grano de polvo en el universo. 

Las múltiples caras de la Luna, constantemente en cambio, han fascinado al hombre desde siempre, y su ciclo de transformación ha sido fuente de innumerables leyendas, mitos y historias.

La Luna no tiene luz propia, sino que refleja los rayos del Sol. Mientras que el Sol simboliza el principio masculino, la Luna simboliza el principio femenino. El Sol "transmite" energía, y la Luna la absorbe y asimila para luego abastecerla. El ciclo lunar dura unos 28 días y medio coincidiendo con el ciclo femenino; también influye en las mareas, ya que el movimiento periódico y alternativo de ascenso y descenso de las aguas del mar se produce por la atracción del Sol y de la Luna.



En la mitología griega, las diosas de la Luna tienen caras muy distintas. Algunas son caprichosas, oscuras y crueles, mientras que otras son serenas, nutrientes y afectuosas. Se llaman Artemisa, Hécate y Selene. Incluso a la virgen María se le pintó sobre una luna creciente.

Las diferentes fases de la Luna son significativas para la interpretación astrológica. Las personas nacidas en el período de la Luna Nueva poseen una alta capacidad de concentración, ya que las energías se dirigen hacia el interior, pero también son particularmente subjetivas y emotivas.

La Luna Llena indica justo lo contrario: es un tiempo de crecimiento y de extraversión; sus nativos destacan por su objetividad y conciencia clara.


En el horóscopo, la Luna, relacionada con el signo Cáncer, representa la subconsciencia, los sentimientos, la fertilidad, la energía creativa, el hogar, la madre y la receptividad a los estados de ánimo de otras personas.

REMEDIOS DE ROCÍO LUNAR

Remedios de rocío lunar


Otro bello atributo de la Luna es su relación con la fertilidad. En la Antigüedad, las mujeres se levantaban antes del amanecer y se iban a los campos el día de Luna Llena para bañarse con el primer rocío lunar de la mañana. Lavando sus cuerpos con el rocío de la mañana, solicitaban el favor de la Luna, ya fuera para que les diera un hijo o unas cosechas abundantes.
                            
Para bañarse en el rocío lunar, todo lo que tiene que hacer es levantarse antes del alba e ir al campo o salir al jardín. Recoja un poco de rocío en sus manos pasándolas por encima de la hierba y las flores y límpiese con él la cara las manos y pies. Si está en un lugar lo bastante privado, podría bañarse todo el cuerpo. Mientras se lava, sienta la caricia de la Luna en su piel y deje que las influencias femeninas penetren en su cuerpo. 



Llame a la Madre Luna para que la bendiga y la proteja y pídale lo que necesite. Cuando haya terminado su petición o plegaria, déle las gracias.
*Solo se aconseja llevar a cabo los remedios lunares al aire libre cuando el tiempo esté despejado y en calma.
Otra forma de solicitar el favor de la Luna Llena es poniendo un cuenco de cerámica blanco a la serena (por la noche en el exterior, en un bacón o terraza bajo la luz de la luna) durante las dos noches anteriores a la Luna Llena. Hay que recordar retirar el cuenco por la mañana antes de que el Sol incida sobre el cuenco.

La tercera noche cuando se haya alcanzado El plenilunio o Llena se lavará con esta agua  todo el cuerpo mientras llama a la Madre Luna para que la bendiga y la proteja y pídale lo que necesite. Cuando haya terminado su petición o plegaria, déle las gracias. es adecuado encender una vela blanca como ofrenda.

Este es un ritual que refuerza la energía femenina y la fertilidad.
Puedes consultar las posiciones lunares en: CALENDARIO LUNAR